¿Qué es la decepción?

Si partimos de la definición, está nos dice:

“frustración que se da al desengañarse de lo que no satisface nuestras expectativas”

 

¿Cuáles han sido tus decepciones organizacionales?

 

Algunos ejemplos van desde por el tipo de trabajo, el sueldo, las prestaciones sociales, el trato hacia las personas, la valoración de tu trabajo hasta el estilo de liderazgo de tu jefe.

En las empresas la decepción es la madre de todas las excusas, para dejar de hacer lo que mejor podrías hacer en tu puesto, de comunicarte con otros para resolver. Ya que todo se trata de tus expectativas no cumplidas y a la imagen fantasiosa que creaste para tu vida o futuro profesional, de la comodidad de las cosas se hagan como tú quieres, en lugar de como deben hacerse en beneficio de la empresa.

Estas decepciones son parte de las organizaciones, porque en ellas trabajamos seres humanos, los cuales traemos nuestras propias historias, heridas, sueños y herencias. El punto es como nos hacemos cargo de todo esto para crear una mejor experiencia de vida personal y laboral.

Comparto contigo 5 acciones para reflexionar, te tomará solo un minuto para aplicar cada una.

  1. Auto conocimiento

¡Ups! Todo se trata de ti, de que conozcas cuales son tus reacciones y como atiendes esas necesidades no cumplidas como un profesional adulto.

Los líderes de equipos y organizaciones deben aplicar herramientas de inteligencia emocional, que los ayuden a gestionar estas situaciones empresariales o emocionales. Saber mantener la calma te permite llegar más rápido a soluciones.

Define y actúa: ¿Qué vas a hacer para gestionar tus emociones y conocerte más?

  1. Aceptar y ver las cosas tal y como son.

Pocas cosas son realmente frustrantes como el que las cosas no salgan como nosotros queremos. Mantener un punto de vista neutro y objetivo, es realmente una habilidad que los profesionales debemos entrenar. Las decisiones de empresa se toman con datos y no con emociones descontroladas. Es por eso que en este punto te recomiendo VER las cosas como son, listar los z

Define y actúa: ¿Qué necesitas para pulir tu mirada y ver los problemas, retos o situaciones como realmente son?

  1. Curiosidad y claridad mental

Una vez que vemos las cosas como son, nos permitimos entonces enfriar la emoción, enfocar la mente a lo realmente importante y reconocer un nuevo camino para resolver los retos del día a día.

SI algo no te queda claro, pregunta, se trata de que obtengas los datos que te faciliten la toma de decisiones, quedarse amarrado en el conflicto además de dañar la relación no dará mejores resultados con el cliente o a la compañía.

Define y actúa: ¿Cuál sería una actividad que te entrene a generar preguntas curiosas y constructivas?

  1. Unión de equipo

Pasas más de 8 horas con las personas de tu trabajo, que mejor recurso que hacer alianzas, sinergias y compromisos para generar resultados.

Rescata los errores, ahí está la oportunidad para mejorar los procesos y por ende la convivencia grupal.

Define y actúa: Lista los errores del día o semana ¿Dónde está el área de mejora? ¿Quiénes pueden contribuir a identificar la solución? ¿Qué vas a hacer ahora con esa información?

  1. Pasión y humildad para soltar.

Todos vamos a un trabajo por algún motivo desde económico hasta de realización profesional o social. ¿cuál es tu pasión? ¿Qué te llevo a decir SI a esa empresa o trabajo?

La destrucción de las anclas que te detienen es una manera fácil de soltar las situaciones decepcionantes, sigue adelante, suelta ese pensamiento rumiante que te daña o detiene, desbarátalos en tu mente y ten la humildad de dejarlo ir para seguir con tu día.

Define y actúa: ¿Cuáles son tus lastres mentales?

Las palabras se las lleva el viento, las acciones son hechos que hablan de nuestras habilidades para ser mejores personas y profesionales. Te invito a contestar las preguntas y a invertir un minuto en las respuestas, tendrás cinco acciones para hacer frente a las decepciones de tu día.

Hazte cargo de ti y disfruta tu trabajo. Nos leemos prontamente.

 

Con efectividad,

Aideé