Entre los retos que pueden enfrentar los equipos de trabajo para lograr sus objetivos se encuentra el arte de conciliar creencias, intereses, necesidades, habilidades y motivaciones. Estos factores pueden verse influidos por la edad o generación a la que pertenece cada uno de sus integrantes.

Actualmente, es frecuente encontrar, dentro de los equipos de trabajo, que una persona joven dirija a una de mayor edad. Para algunos esta experiencia los enfrentará a entender diferentes formas de pensar que, de no ser manejadas apropiadamente, podrían causar conflictos.

A continuación, te ofrecemos algunas ideas para apoyarte a enfrentar el reto de conciliar las diferencias generacionales en tu equipo de trabajo:

Trasciende las diferencias. El primer punto es no olvidar que, más allá de las diferencias, existen fines comunes que pueden unir a todo el equipo de trabajo.

Necesidad de ser respetado. Todos en el equipo buscan tener un lugar especial y de respeto; en ocasiones los colaboradores de más edad buscarán el respeto a través de que sus opiniones sean valoradas por su experiencia, mientras que los más jóvenes pueden buscar el respeto a través de sus habilidades o especializaciones. Todos tenemos necesidad de reconocimiento, solo es cuestión de entender esto y utilizarlo a favor del equipo

Necesidad de un líder con credibilidad. Las personas de todas las generaciones buscan ser motivados por un líder confiable que de seguimiento a sus palabras con acciones y que los escuche.

Resistencia al cambio. Las personas, no importando que edad tengan, pueden sentir cierto temor hacia los cambios; por lo tanto, le proponemos mitigar los efectos de los cambios al solicitar a sus colaboradores ideas y promover los beneficios que traerán los cambios. Esto crea una cultura grupal de apoyo y adaptación proactiva al cambio

Deseo de aprendizaje. Compartir las habilidades, conocimientos y experiencias permitirá al equipo recordar que todos podemos enseñar y aprender del resto de los compañeros.

Cuida tus prejuicios. Al trabajar con personas de otras generaciones, nuestras reacciones pueden verse influidas por experiencias pasadas. Mantener una actitud abierta ante la experiencia y las nuevas oportunidades le hará más fácil su adaptación al equipo de trabajo.

Los equipos de trabajo multi-generacionales ofrecen a las personas que los integran grandes oportunidades de crecimiento y aprendizaje, al lograr la colaboración e integración de los diferentes puntos de vista y habilidades que pueden ofrecer sus miembros.