Desde hace algunos años, en diferentes países han surgido empresas que han cambiado la forma de hacer negocios. En la era digital -como en la que nos encontramos- resulta necesario revolucionar estos aspectos. Las llamadas startups son negocios con ideas innovadoras, orientados al cliente y con un apoyo casi absoluto en las nuevas tecnologías.

Sin embargo, en México existe un alto índice de éstas que cierran operaciones después del 2º año de existencia, siendo un 75%; y un 90% los que representan aquellas que no alcanzan el éxito antes de llegar a los 5 años; en su mayoría debido a problemáticas como: un deficiente control de inventarios, mala administración de cuentas por cobrar, falta de innovación tecnológica y carencia de financiamiento.

Es por esto que existen las venture builders, empresas dedicadas a apoyar el nuevo talento y crear negocios innovadores para que logren sustentarse en un determinado tiempo después de ser lanzadas al mercado. Este modelo de negocio resulta una alternativa para aquellas startups que buscan crecer rápidamente, sin dejar de lado el financiamiento del proyecto y que requieren del capital para cubrir necesidades básicas.

Es recomendable unirse a una venture builder por diversas ventajas, como las siguientes:

  • Coworking: es una forma de trabajo que permite que diferentes profesionales, emprendedores y PyMES compartan un espacio laboral para el desarrollo de sus proyectos profesionales. Los empleados se benefician de una comunidad multidisciplinar que potencia proyectos conjuntos.
  • Empowerment: se basa en la idea de que los trabajadores son responsables, piezas importantes y rinden cuentas de los resultados de sus acciones, con lo que se logra mayor competencia y satisfacción.
  • Expertise: las venture builders están fundadas y gestionadas por emprendedores y profesionales con un largo recorrido en el sector. La experiencia de varios años de trabajo es garantía para resolver complejidades con las que ya han lidiado en el pasado.
  • Mentoring: en una venture builder es posible respaldarse de empresarios, inversores y emprendedores que guían a los fundadores de una startup para lanzar su proyecto.
  • Networking: ampliar la red de contactos mediante reuniones, eventos, fiestas o similar para generar nuevas oportunidades de negocio.

México es aún un terreno poco explorado por este tipo de negocio; no obstante, especialistas aseguran que hay mucho potencial dentro del país para ser explotado, el reto es identificar las ideas de negocio, ya validadas en otros mercados, y reunir el equipo y el talento necesarios para desarrollarlas y hacerlas crecer.

¡La venture builder mantiene el capital dentro de las empresas en todo momento!

Visita: http://www.innohubmexico.com/